Conocida entre el medio editorial y periodístico por ser durante mucho tiempo la editora en jefe de el suplementos de arte y entretenimiento más destacado en la ciudad; Kaliope Demerutis, dejó después de muchos años las salas de redacción y las intercambió por hornos, batidoras y levadura. Desencantada del periodismo y otros trabajos editoriales, montó